La memoria de los cuerdos | Victor Hugo Vidal

DIOSA DE NÁCAR

Entre corales y peces tropicales,
la perla de la ostra
se convirtió en la Diosa
soberana de los mares.

Los destellos solares
de sus dorados cabellos,
son el marco radiante
de sus ojos de mar.

Y las curvas instintivas
de su torneado cuerpo,
te invitan a bucear
en el océano
de sus sensuales olas.

Me pondré mi escafandra,
buscaré el tesoro caribeño,
entre peces vestidos de alegría
y el topacio de tu cofre marino.

Sentiré el aroma náutico
de tu figura excitante,
disfrutaré cada cántico,
del inmenso placer
de ser tu navegante.

El Nácar de tu piel resplandece
entre peces multicolores.
Diosa de Nácar con aroma a flor,
hasta Poseidón sucumbió a tus encantos,
el mar entero en sus oleajes aplaude tu belleza.

Cuando en las tardes
los marineros asombrados
ven tu cuerpo enjuagarse
de espumas marinas,
el latido de sus sentimientos,
son remos enamorados
que avanzan a tu encuentro.

Diosa de Nácar,
coronada entre arrecifes,
entre arcoíris de peces
y sinfónicos vientos de ocaso,
el Caribe entero te admira
con ojos de poesía,
de amanecer, vespertina,
o al nacer de un nuevo día.


QUIERO SOÑAR

Quiero soñar con los tiempos transcurridos,
cuando jugaba al trompo y las cometas,
correteando de Carreño sus legados:
de costumbres, valores y etiquetas.

Respirando el aroma de la sierra, oxigenado,
jugando con las olas de un mar transparente,
hoy solo el olor a carbón me asfixia crudo,
y el negro del océano es imprudente.

Ya no cuentan historias los cuenteros,
ni los niños, ni los jóvenes, prestan sus oídos,
ni siquiera contemplan el aroma de las flores,
porque la violencia tiende a reprimirlos.

¡Oh bella memoria de mis antepasados!,
ante el atropello de la vida y sus pasiones,
solo queda el lamento de los enamorados,
en los versos de Neruda, repletos de ilusiones.

Se dice que el tiempo acaecido queda grabado,
pienso que es cierto y lo busco en mis recuerdos,
anhelando volver al pretérito sin sentir miedo,
porque es revivir la memoria de los cuerdos.

Quiero soñar los sueños sin soñarlos,
quiero vivirlos con pasión para atraparlos,
en la memoria y en el corazón sin descuidarlos,
solo vivirlos mil veces soñando en los recuerdos…


MARIPOSA NOCTURNA

Cada mariposa
una crónica evoca,
en cada flor presurosa,
cuando su faz ella toca…

Si viste de negro,
es mariposa nocturna,
elegante es,
desde crisálida hasta la vejez.

¿Se le puede llamar vejez
al poco tiempo de su existencia?
Todo es relativo,
como su vuelo y presencia.

Yo las dibujo encantado,
en cada una un estilo,
para que se identifiquen,
cual mariposa del Nilo.

Pero pinto preocupado
si un día alzan su vuelo,
dejando solito al lienzo,
sin colores ni trazado.

Cuando te topes con una,
analiza bien su esencia,
puede ser una princesa
que en ella se camufló,
para decirte en su vuelo
que todas las creó Dios.


CÓCTEL

Quiero beber para disipar mi sed
del coctel de tus labios naranjas,
sentir el néctar del gélido licor de tu piel,
me refrescas, me erizas, me atragantas.

Que el sabor de tu ente
se mezcle con el mío,
en frenesí de cristales refrescantes
en noche de verano,
con alaridos delirantes.

Sentir el carmesí de tus labios
disfrutar el cristal de mi coctel,
unirnos en un brindis sin agravios
donde solo tú y yo disfrutemos
hasta un nuevo amanecer.

Cuando el almíbar sature
la sed de mis labios
y el etanol teja
las neuronas de la euforia,
entonces y solo entonces
serás el dulce coctel
de mi memoria.


CIENAGUAS

Cienaguas recorren tu llanura,
la Sierra Nevada te cuida imponente,
tus calles de republicana arquitectura
hacen de ti Patrimonio inminente.

Cienaguas capital del Realismo Mágico,
así lo dijo el patriarca José Arcadio,
cuando esta tierra pisó heroico,
y a Macondo fundó en el imaginario.

El son de Buitrago fue primero,
con su guitarra grabó en el acetato
voces de Escalona, Pumarejo y Zuleta Baquero,
dejando huellas en lo que hoy es vallenato.

Una leyenda surge tenebrosa
de un caimán que a Tomasa se comió,
inspiración del escritor Darío Torregroza,
que con ritmo y danza la encumbró.

Cienaguas Patrimonial y Turística,
tus aguas de río, mar, volcán y laguna,
te convierten en la perla artística,
inigualable y hermosa como ninguna.

George Julián Carpentier el arquitecto,
copió de la Plaza Charles de Gaulle, de Francia,
tu icónica Plaza del Centenario,
resaltando del Templete su elegancia.

La ruta Carrerá en ti también presente,
destaca la importancia cultural,
de inmigrantes de todo continente,
que en ti dejaron su muestra inmortal.

El mar te pinta en atardeceres alegres,
el volcán cura con sus aguas sanadoras,
la laguna refleja vida en sus manglares,
el río refresca, con sus acogedoras aguas.

Muestra poética del libro Momentos, Santa Bárbara Editores


VICTOR HUGO VIDAL BARRIOS (Ciénaga, Magdalena). Poeta, pinto y odontólogo. Estudió odontología en la Universidad Metropolitana de Barranquilla. Posteriormente se especializó en Gerencia y Auditoría de la Calidad en Salud, en la Universidad El Bosque de Bogotá. Es, también, narrador de cuentos y sucesos macondianos. Amante de la Gaya Ciencia, también rima y juega con las metáforas en sus versos. Tiene un consultorio particular de odontología. Pertenece a la Masonería colombiana desde hace más de 30 años y desde su Logia madre: “Unión Fraternal” de Ciénaga, ha hecho un espacio de apoyo al arte, llevando a cabo en ella exposiciones pictóricas de artista magdalenenses reconocidos y recitales poéticos. Actualmente es miembro fundador de la Fundación Crear cultura Museo de Arte Contemporáneo de Ciénaga (MACC) y fue llamado a direccionar la Oficina Asesora de Cultura y Turismo del Magdalena, cargo que ejerció hasta el 31 de diciembre de 2015. Es miembro del Parlamento Internacional de Escritores. En la ciudad de Bogotá (FILBO), Uniediciones de Editorial Ibáñez, el 29 de abril de 2017 hizo el lanzamiento de “Colcha de Retazos”. Posteriormente el mismo libro fue lanzado en Aracataca el sábado 3 de junio de 2017, en conmemoración de los 50 años de la magna obra literaria: Cien años de soledad. Participó también en un colectivo pictórico, presentando sus obras en óleo sobre lienzo, en la biblioteca de esa misma ciudad. Ha publicado también: “El Ángel de Macondo”, segundo libro de cuentos macondianos. Poemario: “Momentos”. En edición mi primera novela: “Cienaguas el verdadero Macondo.”Como artista plástico he participado en muchas exposiciones personales y colectivas en Ciénaga, Santa Marta y Barranquilla.


Cortesía del autor

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: