El crepitar del fuego | María Beatriz Muñoz

Observo el crepitar del fuego;
llamas hambrientas
que transforman en cenizas
aquel hermoso árbol
que desconocía
iba a arder en el infierno…
Nada es eterno.
Vivimos, ardemos
y desaparecemos
dejando solo un recuerdo
que volará por el cielo,
como el humo que juega a ser nube
y llora luego,
un recuerdo que se desvanecerá
con la muerte del amor sincero,
y se ahogará en el lago
donde por vanidad
cree ser alagado e imperecedero.


La tierra se movió bajo mis pies
pero la luna permaneció intacta,
serena y calma.
La tierra se movió bajo mis pies
haciéndome caer
sin posibilidad de vencer.
No deseo tu falsa mano,
una moneda de dos caras
que manipula un mago.
La tierra se movió bajo mis pies
y me sentí bien,
humilde, sin nada que perder.
No necesito que me ayudes
para hundirme otra vez,
ahora ya no caeré,
me sentaré a esperar
que la tierra sea la que me ayude
a ponerme en pie.
Vete, olvídame,
compadécete de ti
que cuando la tierra tiemble
no sabrás caer.


Ensucias las manos,
pudres el alma,
encierras el corazón
de quien no te ama.
Por ti la gente mata,
por ti, venden su vida,
la empeñan y la maltratan.
Por ti, lloran y claman ayuda
aquellos que no te tienen,
aquellos que bajan la cabeza
y aceptan perder la dignidad
que de pequeños habían aprendido
que se debe respetar.
Porque esta vida es solo papel,
un papel que nace de un crimen,
un ser puro asesinado,
descuartizado, y triturado.
Codiciado por los que se jactan
de ser humanos,
aquellos que defienden el planeta
y usan el papel para comprarlo.
No viajan en aviones,
viajan en barcos,
pero el barco también se mueve
y es pagado.
Dejemos de ser absurdos,
dejemos de ser bastardos,
dejemos la política para otros,
luchemos enseñando.
Aprendamos a respetarnos,
a ser coherentes
y no bufones en un circo de payasos
donde el disfraz desaparece
y el papel es besado.


He sido sultana, esclava y cristiana,
vikinga, y mujer sabia,
soldado, madre, mujer despechada…
he vivido muchas vidas,
pero de entre todas,
me quedo con la que viví en Granada.
Me quedo con esos ojos árabes
que me besaban en la Alhambra,
me quedo con tus besos robados,
a escondidas de tu sultana,
me quedo en el palacio de la Alhambra,
allí donde la magia fluía
como el frescor de las aguas.
Recuerdo cuando me rozabas
bajo aquella manta estrellada,
recuerdo sentirme poderosa
cuando mi cuerpo te tomaba.
Yo no era la otra,
era la única que te amaba,
la que te consolaba
cuando los ejércitos del enemigo
asediaban Granada.
Si de todas las vidas
debo elegir una,
me quedo en el palacio de la Alhambra,
entre aquellos muros rojos
que divisaban la más hermosa
de las ciudades de España.
Aquí, entre estos muros,
se queda mi alma.
Aquí termina mi viaje,
pues esta ha sido mi vida ansiada.
Mi alma no está cansada,
pero aquí me quedo,
con mi amor, en la Alhambra.


Nunca seré quien no soy
aunque las reglas lo exijan,
nunca habrá sitio en mi corazón
para los que conquistan la cima
a costa de quien apoya y auxilia.
No rezaré por aquellos que se fueron
y sembraron su camino
de plantas marchitas.
Porque en este injusto mundo,
sé que todo es mentira,
que las sonrisas son falsas
y hay caricias que envenenan el alma
y teatralmente suspiran.
Pero también hay plantas bonitas,
hermosas flores
en un jardín de las delicias,
ojos sinceros cuando te miran,
almas que te abrazan
y sin necesidad de palabras
te abrigan.
Ojalá consigamos distinguir,
las verdaderas flores, de las ficticias,
sin necesidad de acercarnos
para no sentir la decepción
de descubrir que no hay aroma
en aquella flor que creí atractiva.
Pero el juego es así,
lo grave sería engañarnos
y plantar falsas semillas
que jamás crecerán,
malgastarán nuestras energías,
y consumirán parte de nuestra vida.
Sí, duele quemarlas,
pero debo con mi fuego derretirlas,
apartarlas, olvidarlas y aceptar
que no todas las flores son falsas
ni todas son lindas.
Eso es la vida,
aprender a aceptar la derrota,
aprender que no van a caer truenos
por no perdonar a quien nos odia,
porque un perdón,
puede curar la herida,
pero la cicatriz permanecerá erguida,
orgullosa de una batalla más
y una lección aprendida.


MARÍA BEATRIZ MUÑOZ RUIZ (12 de septiembre de 1977, Granada, España) es escritora y poetisa. Directora y responsable de maquetación y diseño de la revista cultural One stop. Columnista internacional y autora de veinte obras publicadas, entre ellas cuatro poemarios. Su poemario Hechicera, fue publicado bajo el seudónimo de la Dama oscura, nombre que usa en ocasiones cuando quiere salir de los estándares establecidos. Community manager con formación en marketing digital y titulada también como Técnico en consumo. Con formación en psicología infantil y educación infantil. Columnista internacional con publicaciones en periódicos y revistas de España, Costa Rica, República Dominicana, México, EEUU, Colombia, Argentina, Nicaragua y Guatemala. Libros publicados: Cuando el destino nos unió. 21 de febrero de 2014. Sabores del desierto. 26 de junio de 2014. La rosa perfecta. 27 de junio de 2014. Secretos en la nieve. 30 de enero de 2015, en Amazon. Magia en las sombras. 27 de noviembre del 2014, editorial Nido de Letras. Los hermanos piratas, 23 enero 2016. Atrapada por sorpresa. 7 noviembre 2017. Mía. 13 julio 2018. Alas prestadas. 29 de octubre 2018. La reina de fuego. 14 de mayo del 2019. Cazadora de demonios. 24 septiembre 2019. Poemario Mis pequeñas poesías” 27 de junio del 2014. Poemario Agua y Fuego. 20 febrero 2020. Poemario Silencio. 20 julio 2020. Un café con la Dama oscura. 20 de diciembre de 2020, Amanecer Amargo. 7 enero 2021, poemario Hechicera. 16 de marzo de 2021, Las tres caras de Raúl. 3 de agosto de 2021, Cuando Hékate me inspiró. 2 de octubre de 2021. Historias de un alma vieja, 22 de marzo de 2022.


Cortesía de la autora

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: