El arte literario y la contemplación

La vacuidad, la naturaleza, los ciclos estacionales, el ritmo, el movimiento y la sencillez son elementos fundamentales de la tradición espiritual asiática del Zen. Una experiencia cotidiana que nos arroja hacia la contemplación y de ahí a un segundo plano paralelo que es esa búsqueda existencial capaz de trascender tiempo, espacio y forma para situarnos en los lindes de la espiritualidad. El Zen, ha sido causa de interés por su honda filosofía, la simplicidad pura de su estética y contemplación íntima de las cosas que tanto amerita una época actual desprovista o carente de estas prácticas y que pide con urgencia satisfacerlas. Esta tradición, nos lleva a la búsqueda de una sabiduría interna que está lejos de toda meta racional; se trata de encontrar, por este sendero, la esencia de la realidad y, por medio de la misma, también la esencia del mundo, de la vida. Según Jung, “el fundamento del Zen es el Satori o Iluminación, que consiste en una ruptura abrupta de la conciencia limitada al Yo hacia una forma de mismidad como no-yo”.

Distintos ámbitos culturales y folclóricos japoneses han recibido influencia de esta tradición, entre ellos, la tradición poética del haikú, la cual permite poner al ser humano frente a la practica de la atención plena, del aquí y el ahora, y de alcanzar un estado de consciencia capaz de derivar en una mística interna. El haikú es la expresión o arte literario que “plasma una iluminación pasajera en que vemos la realidad viva de las cosas; o mejor aún, cristaliza el momento específico de la experiencia”. Es el sutil parpadeo del instante en que la percepción e intuición del poeta o haijin, en total atención, es capaz de captar, con los ojos de su alma, lo etéreo de las cosas y, de esta manera, dejar constancia de un estado de consciencia que transita dentro de los lindes de lo espiritual; la perfecta unión del ser con la naturaleza y el entramado cósmico, con lo sagrado.

Matsuo Bashoo en el año 1644, inició este modo literario, dejando el camino preparado para que otros grandes poetas nipones continuarán con la tradición, entre ellos, Yosa Buson, Kobayashi Issa y Masaoka Shiki en 1867. Por su parte, José Juan Tablada, Octavio Paz y José Emilio Pacheco, poetas mexicanos, fueron quienes introdujeron y dieron pauta para la práctica del haikú dentro de la vanguardia literaria latinoamericana de su momento.

Matsuo Basho, nos lleva a ese estado de éxtasis:

Olor a crisantemos.
Y en Nara, viejas
imágenes del Buda.


Kobayashi Issa, en su propio estilo, nos sumerge en los ciclos cambiantes de la naturaleza:

El ciruelo florece;
El risueñor canta,
yo estoy solo.


Yosa Buson con profunda elegancia nos lleva de la mano hacia la intimidad del paisaje:

Flores estériles
son golpeadas por la lluvia
en los campos de melón.


Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz, muestra la luz del haikú, en el siguiente poema:

Mientras los periódicos
se deshojan tú
te cubres de pájaros

La difusión del haikú cobró una dimensión global que se ha desplegado incluso hasta nuestros días. Son experiencias artísticas, fruto de un estado del alma capaz de traspasar los límites de lo profano y de alcanzar las profundidades de este vasto mundo.


por MARLENE PASINI (México). Comunicóloga, escritora, poeta, editora, artista visual. Psicoterapeuta, coach de vida y educación transpersonal, con maestría en literatura, diplomada en historia. Egiptóloga con certificación en jeroglíficos y especialista en sabiduría ancestral y mística.




Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: