La piel en que se encarna el misterio | Manuel Iris

ARTE POÉTICA

Terca, la hoja amarilla
no se suelta de la rama.

La observo en su disputa
contra el viento y la lluvia,
contra la gravedad.

Llevo días mirando
su callado esfuerzo,
su tragedia diminuta.

Su persistencia
no merece olvido.

Es por eso
que la he puesto aquí,
en este verso
del que no caerá.


TESTIGO

Está bailando tu hija, dice mi esposa
y se toca la barriga.

Desde hace cinco meses
soy testigo
de lo que sucede ahí,
debajo de sus manos.

Mi esposa es una casa dentro de mi casa
y yo estoy fuera de mi propio corazón.

Seguro está contenta, dice

y yo sería capaz de renunciar a la poesía
a cambio de tener dentro de mí a mi hija,
de sentir la danza que las une
a todos los principios.

Pero la opción no existe
y hago lo que puedo: cocinar,
solucionar antojos, escribir el poema
en el que digo lo que veo
desde este lado de la piel
en que se encarna el misterio.

Y testifico, con amorosa envidia
que un milagro cotidiano
es un milagro

y nada menos.


DECLARACIÓN DE AMOR

En tu cuerpo está el placer
como en el cuchillo la muerte.

Eres directa y sola, simple
como tu arquetipo
y sin embargo
nueva.

Tu numerosa piel
estuvo en el espejo
de todos los que fuimos,
de los que ya serán.

Y sin embargo, Corazón
hoy no hay tristeza
en nuestra repetida fuga:

esta ilusión de novedad nos basta.


MANIFIESTO


Comparado con los poetas clásicos
y los astronautas
-grandes palabras y grandes viajes-
sé que es poco, bien poco.

Virgilio Piñera, A las estrellas


Nosotros, los que escribimos
luego de Shakespeare o de Dante,
los que nacimos después de Garcilaso o Catulo
saludamos al olvido mirándolo a los ojos.

Los que llegamos al mundo
cuando todo estaba dicho
no pensamos en la historia.

Los condenados a repetir,
los que sabemos de entrada
que no podremos decir algo mejor
ni tampoco algo nuevo,
los que nacimos literariamente desahuciados
no debemos callarnos:

tenemos que agregar
una flama a la lumbre,
la escritura al silencio.

Nosotros, los prescindibles
sabemos que todo es una sombra
que nada lo es
que siempre es necesario hablar
de lo que pasa

y es por ello que antes de extinguirnos
repetidamente tras el punto final
dejamos testimonio.


MANUEL IRIS (México, 1983). Poeta mexicano radicado en la ciudad de Cincinnati, Ohio, Estados Unidos, de la que fue nombrado Poeta Laureado durante el ciclo 2018-2020. Fue ganador del Premio Nacional de Poesía «Mérida» (2009) por su libro Cuaderno de los sueños (2009), y del Premio Regional de Poesía Rudolfo Figueroa por su libro Los disfraces del fuego (2014), libro que fue considerado uno de los mejores del año por el periódico El Norte, en México, y que luego fue finalista del premio hispanoamericano de poesía “Ciudad de la Lira” en Ecuador. En 2016 fueron publicadas dos selecciones de su poesía: La luz desnuda, en Venezuela, y Frente al misterio en El Salvador. Su pirmera antóloga bilingüe de poemas, Traducir el silencio/Translating silence, fue publicada en Nueva York en 2018. Este libro obtuvo premios como mejor traducción, y como mejor libro de poemas en los International Latino Book Awards. Es licenciado en Literatura latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán, maestro en literatura hispanoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México (EEUU), y doctor en lenguas romances por la Universidad de Cincinnati (EEUU).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: