El hombre se aferra a la eternidad de un poema | Emilio Martin Paz

AMORES PERROS

La aspereza de Lima
solo se compara con la barbilla de mi viejo.
Y esa es una afirmación grotesca,
considerando que Lima es cuna de realeza:
real mentira transformada en croché barato.

Hoy siento que el mundo se desploma,
pero poco o nada puedo hacer.

Estoy sentado en el viejo divánde la sala de espera.
Sigo esperando por mi hermano
mientras fumo un Marlboro de canela

El mundo es diferente
y Lima ya parece un submundo del mundo.
¿Cuántas razas de perros existirán?
Hay perros en las plazas
y en las escaleras de la iglesia.
Hay perros que usan corbata
y perros que se visten de mujerzuela.

Es tan áspera la vida en Lima,
pero es como sobarse la piel con el borrador
y creer que el niño que supere el reto
será el niño rey del colegio.

Así me siento, mientras sigo fumando,
esperando a mi hermano, el psicólogo,
para que me vuelva a analizar.

Hoy debo hablarle de Lima
y de la vez que me violó
con la búsqueda de trabajo
y la mordida de un perro con rabia.


SOBRE LOS CÁNONES DE BELLEZA

La belleza nace del coito entre sujeto y objeto,
la belleza es un poema que no tiene acabado,
es un trabajo rústico con aroma a campo.

La belleza es libre y esclava
de su propio destino
que fuese escrito sobre las rocas primeras
que Dios mandara a la tierra.

La belleza posee aroma a azufre,
con adornos de coletillas de cigarro
que fueron el último deleite del joven de la esquina,
joven de tacos largos.

La belleza tiene ethos, pathos, episteme,
pero tiene una ausencia leve de logos.
Locura y algarabía, dinámica del juego que yace
sobre ella / sobre su cuerpo desnudo.

Húmeros rotos, manos atadas a los ojos de un ave,
cuerpo que es un ente sin pasaporte,
una novela rusa que se escribe con sangre.

La belleza es un canon sin regla,
es la columna de una entidad
más grande que el propio sistema que nos rige.

La belleza / la promiscua belleza
que seduce a todos los hombres
que se entrega a todos los sentidos / todas las voces.


TRAS ESA CORTINA

Tras esa cortina
tu falo / clítoris que reclaman por mi mano,
por mi deseo inorgánico.

Tras esa cortina
el descanso veraniego que desnuda los miedos
y que entrega sus entrañas a la bandada de cuervos
que buscan escapar del fuego del infierno.

Tras esa cortina
tu desnudez / tu doble sentido
tu pecado y tu plegaria,
la marcha serena de la menstruación que cae
en la boca de Capaneo que grita / implora.

Ahí, tras la mañana / tras la tarde
el pájaro que muere en el pecho
después de aquel beso de despedida.

Verte cruzar el puente,
con el torso desnudo,
con las costillas explotando,
cayendo en brazos del río.

Tras esa cortina
tu ausencia convertida
en mis lágrimas de sal
que ahogan a las plantas de mis pies.


AETERNUS

El hombre es un ser temporal
como un río,
como un lago,
como la placenta,
como las estrellas,
como el vacío y la existencia.

Sujetos al tiempo, de la mano.
Pero el hombre se aferra a lo eterno,
a la posibilidad de detener el tiempo.
Juega a ser Dios,
pero sin ese aburrimiento de la quietud.

El hombre se mira frente a un espejo
y le reza a la imagen tensa
que descansa en la faz de la luna;
a ese conejo que vieran los antiguos
y que ahora verán sus nietos.

El hombre juega con la parábola y el engranaje
de un misterio que pueda ser resuelto.

El hombre se aferra a la eternidad
en el amor y en el verso,
como los artesanos de la belleza,
como los gurús de la sapiencia.

El hombre se aferra a la eternidad en un poema.


POYESIS

La poyesis es una poesía épica.

Este tipo de composición habla del héroe,
de ese personaje fantasioso con carácter divino.

La poyesis no tiene rima.

Es una prosa libre que sobrevuela
las montañas altas del olvido
y cae en el limbo sin nombre.

La poyesis es la ira de Dios
convertida en hombre.


EXTRANJERO

Somos
extranjeros de
este país
que no es nuestro país,

porque nosotros no lo elegimos,
esta patria elige a sus ciudadanos
para que puedan cuidarla /
matarla mientras un escorpión
azul
apunta su aguijón

a aquellos
desertores que solo
desean ser
hijos cada fecha de independencia.

Somos extranjeros de
esta tierra
que le pertenece a la
Pachamama, pero que nos
acoge
con la ternura

de un conejo que
sobrevive a las fauces de
su cazador.


EMILIO PAZ PANANA (San Martín de Porres, Lima, 1990). Es egresado de la carrera de educación, especialidad de Filosofía y Religión, por la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Tiene publicados “Septiembre en el silencio” (Club de lectura poética, 2016), “Laberinto de versos” (La Tortuga Ecuestre, N°394, 2018) y «La balada de los desterrados» (Ángeles del Papel Editores, 2019), además de compilar diversas antologías internacionales. Posee trabajos publicados en diversos medios nacionales e internacionales; siendo traducido al rumano, francés,griego, chino, checo, macedónico, italiano, búlgaro, uzbesko, inglés y tamil. Ha ganado el “Mes de las Letras” (abril, 2017) de la Fundación Marco Antonio Corcuera y el IX Concurso internacional de poesía y cuento -Perú 2019 organizado por la revista «El Parnaso del Nuevo Mundo». Ha participado de diversos recitales poéticos, congresos de filosofía, siendo su línea de investigación la relación entre estética, poesía y educación. Actualmente dirige el blog “El Edén de la poesía”, la revista Kametsa y los recitales benéficos Las voces del colibrí.


Cortesía del autor

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: